Home Economía El Corte Inglés designa presidenta a Marta Álvarez Guil por unanimidad
Economía - 5 días ago

El Corte Inglés designa presidenta a Marta Álvarez Guil por unanimidad

Una de las dos hijas del histórico Isidoro Álvarez accede al cargo, con dos consejeros delegados, después de un año de transición tras la salida de su primo Dimas Gimeno

Por primera vez en sus casi 80 años de historia, El Corte Inglés tiene a partir de hoy una mujer como presidenta de la compañía. Se trata de Marta Álvarez Guil, una de las dos hijas del que fue presidente del grupo, Isidoro Álvarez, co-propietaria de la firma que ostenta la mayor participación individual de la empresa de distribución. En la reunión que ha mantenido esta mañana, el consejo de administración de la corporación ha decidido este nombramiento y lo ha hecho por unanimidad de todos sus miembros, incluidos los representantes de algunas familias que habían protagonizado desencuentros en los últimos años.

De esta forma, El Corte Inglés culmina un proceso de transición que comenzó hace ahora un año con el relevo en la presidencia de Dimas Gimeno, primo hermano de las hermanas Álvarez Guil; el expresidente había asumido el liderazgo de la empresa cuando falleció Isidoro Álvarez, en septiembre de 2014. En estos últimos 12 meses ha sido Jesús Nuño de la Rosa, uno de los ejecutivos más cercanos a la nueva presidenta, el que se ha hecho cargo de la compañía, aunque su puesto tenía fecha de caducidad, dentro de la estrategia del grupo encaminada a la decisión que hoy ha tomado el consejo.

En la nueva estructura de gobierno corporativo, el reparto de poder lo liderará la presidenta Álvarez Guil, bajo la cual se encuentran dos consejeros delegados: el propio Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo. De esta forma la empresa asegura que se «garantiza la estabilidad» corporativa del grupo «a largo plazo», después de una etapa marcada por algunos conflictos familiares derivados de la propiedad accionarial de la firma.

Marta Álvarez ostenta un tercio de la propiedad de Cartera de Valores IASA, la empresa que tiene un 22% de El Corte Inglés. Comparte ese accionariado con otro tercio del mismo que tiene su hermana Cristina Álvarez Guil, y con su primo Dimas Gimeno. El principal accionista de la cadena de distribución es la Fundación Ramón Areces (con más de un 37%) donde se encuentran representadas las hermanas Álvarez Guil, así como Gimeno. La familia Areces (a través de Ceslar), la familia García (Mancor) y el inversor catarí Al Thani se reparten el resto del accionariado.

En esta nueva etapa, Marta Álvarez pretende realizar «una apuesta decidida por la innovación y la tecnología, en la que vamos a perseverar para que el cliente pueda acceder a las últimas tendencias del mercado a través del canal que le sea más cómodo en cada momento». A su juicio, «hay que ir por delante de las necesidades» del consumidor. Su incorporación a la presidencia no supondrá un cambio radical con respecto a lo que El Corte Inglés ya venía haciendo en el último año. El foco hacia el negocio digital, la desinversión inmobiliaria en determinados edificios e incluso el cierre de algunos de los centros menos rentables seguirán la hoja de ruta marcada hasta ahora. Incluida una posible salida a Bolsa que todavía no se ha llegado a plantear, pero que serviría para obtener financiación más allá de la estrictamente bancaria.

Dentro de sus nuevas funciones, Jesús Nuño de la Rosa mentendrá las presidencias de Viajes El Corte Inglés, Seguros, Informática y la Financiera, y actuará como consejero delegado con responsabilidades en las filiales del grupo. Por su parte, Víctor del Pozo será el CEO encargado de las áeras corporativas (económico-financiera, 'real estate', recursos humanos y asegosoría jurídica, entre otras) y en las áreas de negocio 'retail' como Supercor, Bricor y Sfera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

¿Qué ver hoy en TV? | Martes 16 de Julio de 2019

‘Enemigo a las puertas’, un drama bélico de Jean-Jacques Annaud. ‘Supermax’: una prisión a…