Home Economía El Ibex-35 arranca el mes de enero al alza, pero las dudas persisten
Economía - 6 días ago

El Ibex-35 arranca el mes de enero al alza, pero las dudas persisten

La actitud de la Fed y la negociación comercial entre China y EE UU han ayudado a la Bolsa, pero la incógnita sobre el ciclo económico sigue presente

El Ibex-35 marcó sus últimos mínimos el 27 de diciembre en el entorno de los 8.350 puntos y ha superado los 8.800 puntos en la segunda semana de enero, lo que supone una recuperación de alrededor de un 5%. En este periodo, el Eurostoxx 50 ha remontado alrededor de un 4%.

La recuperación del S&P 500 desde los niveles más bajos que marcaba en la peor Nochebuena de la historia de la Bolsa americana ronda el 10%. Enero ha arrancado, por tanto, con bastante buen tono, lo que invita a pensar que quizás si bien diciembre no cumplió con la pauta estadística que dice que tiende a ser positivo (el Ibex-35 bajó casi un 6%), enero sí puede ayudar a ratificar el tópico de que el primer mes del año suele ser favorable para los mercados.

A partir de ahí, quizás se puede empezar a pensar que, también estadísticamente, un buen enero con frecuencia anticipa un ejercicio rentable en la renta variable. Aunque Nicolás López, de MG Valores, recuerda que enero de 2018 fue estupendo para los índices (el Ibex subió un 4%), pero luego el saldo del conjunto del ejercicio fue de unas pérdidas del 15%.

¿Qué hay tras la reciente positiva evolución de las Bolsas? Natalia Aguirre, de Renta 4, enumera los factores que la han hecho posible: unas valoraciones que se habían quedado en niveles muy atractivos después de las caídas del año anterior; las negociaciones comerciales entre EE UU y China, que parecen haber arrancado bien; la mayor sensibilidad mostrada por los bancos centrales, muy especialmente por la Reserva Federal, con el ciclo económico, lo que implica que pueden retrasar o moderar el proceso de normalización de la política monetaria; y el menor riesgo político, dado que la cuestión italiana parece resuelta. Como sintetiza Jesús de Blas, de Bankoa Crédit Agricole, «algunos temores se van disipando y otros se están suavizando».

Aunque Jesús de Blas incide en que las dudas que persisten son las que tienen que ver con el ciclo económico. De hecho, en los últimos días se ha publicado datos débiles en los principales países de la zona euro. «Parece claro que hay un deterioro de expectativas. Y lo que más me preocupa es el empeoramiento de los indicadores de sentimiento, porque puede indicar una paralización de las decisiones de inversión que tenga su reflejo en la economía real», afirma De Blas.

Nicolás López señala que lo que está sucediendo es que las economías se están dirigiendo a crecimientos más modestos y más sostenibles, más acordes con la nueva realidad demográfica, también de un incremento más discreto, pero en ningún caso a una recesión.

López no descarta que con las subidas de los últimos días las Bolsas estén recogiendo este escenario de crecimientos más bajos, alejado del de una posible recesión. Sin embargo, dice que el proceso de formación de suelo no suele ser tan rápido, sino que con frecuencia es más trabajoso, por lo que anticipa volatilidad para el conjunto del primer trimestre.

Indicadores y noticias a vigilar

Félix López, de Atl Capital, comenta que no se fía mucho del último 'rally' porque no se ha observado en paralelo una mejora sustancial de los diferenciales de crédito, tal y como puede observarse en el gráfico sobre estas líneas. Como describe López, desde febrero del año pasado se han venido ampliando los 'spreads', es decir, el mercado ha ido viendo más riesgo en la renta fija corporativa en relación con la soberana, al tiempo que las Bolsas sufrían descensos, pero el mercado de deuda no se ha visto contagiado en los últimos días de la mejora que se ha observado en la renta variable. «Un rebote consistente de las acciones debería venir acompañado de un estrechamiento de los diferenciales de crédito. Este es un indicador que conviene vigilar para medir el sentimiento del mercado», concluye en su análisis.

Aguirre señala que lo que ocurra de ahora en adelante en las Bolsas dependerá de las noticias que vayan publicándose sobre las negociaciones comerciales. De esta forma, si los peligros se van despejando, afirma, se lograrán estabilizar también las previsiones de crecimiento, puesto que la guerra comercial es una de las principales amenazas para el PIB global.

Además, hay que vigilar los datos macro y comprobar si éstos se han visto afectados por cuestiones puntuales o si los problemas son estructurales. También se debe ver el modo en que los bancos centrales vayan reaccionando (a finales de mes tanto Fed y BCE celebrarán reuniones ordinarias de política monetaria).

En tercer lugar, los resultados empresariales, que comienzan a presentarse esta próxima semana en EE UU y la siguiente en España, pueden ayudar a dilucidar si los recortes de las Bolsas del año pasado fueron excesivos o si sólo se han ajustado a la nueva realidad. «Serán especialmente relevantes las guías que proporcionen de los próximos trimestres, porque los inversores dudan sobre la evolución del ciclo», afirma Aguirre.

Jesús de Blas, respecto a las cuentas de las empresas, pone de relieve que los precedentes no son muy positivos, con la fuerte caída de Apple tras revisar a la baja sus expectativas de beneficio. Un 'profit warning' al que se unieron otros, sobre todo del sector de la distribución, sin olvidar otras noticias empresariales preocupantes, como los despidos anunciados en el sector automovilístico.

El experto de Bankoa Crédit Agricole, en conjunto, valora: «No va a ser una negativa temporada de resultados; lo malo puede ser que las empresas, anticipando el futuro, empiecen a curarse en salud. Pero también es verdad que las valoraciones parten de niveles poco exigentes, por lo que no será difícil que las cuentas justifiquen los precios actuales».

El último tema que Aguirre considera clave es el 'brexit', que se vota el día 15 en el Parlamento británico, con una posible segunda oportunidad antes del 21. En su opinión, si no se da el visto bueno al acuerdo firmado entre el Gobierno británico y Bruselas, puede haber volatilidad o se pueden frenar los ascensos. Lorenzo coincide y señala que el fracaso de la votación, que abriría la posibilidad de un 'brexit' sin acuerdo, podría ser una excusa para tomar beneficios: «Si la votación sale bien, hay más a ganar que a perder si el resultado es negativo», afirma, argumentando que en los precios está bastante descontado el no acuerdo.

Una previsión optimista

Lorenzo es bastante optimista con los mercados no sólo para el mes de enero, sino para el conjunto del primer trimestre: «Creo que las Bolsas van a subir en enero, aunque sólo sea por el efecto rebote después de las fuertes caídas del último tramo de 2018. Incluso espero un buen primer trimestre del año. Eso sí, la volatilidad persistirá». El experto de Dif Broker cree que el Ibex-35 podría recuperar en estas primeras semanas del año todo lo perdido en diciembre.

Prevé la siguiente secuencia en los mercados: que en breve se tomen un descanso, para luego retomar los avances en el último tramo del mes. Considera razonable que el Ibex-35 termine enero en el entorno de los 9.200 puntos, lo que correspondería con un S&P 500 en los 2.600 puntos. Y no descarta un escenario más optimista que lleve al selectivo a los 9.500 y al S&P 500 a los 2.700 puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Mitsubishi acusa a Ghosn de cobros irregulares por 7,8 millones de euros

La firma automovilística denuncia que …