TV/Televisión - 11.12.2019

Nieve

‘Ártico’ es una entretenida serie finlandesa que mezcla el thriller con las historias personales con pericia

«Ambientada en los paisajes helados de la región de Laponia finlandesa, la serie arranca con Nina Kautsalo, policía finlandesa de la región, que se encuentra a una prostituta moribunda en una vieja cabaña. La investigación criminal toma un giro inesperado cuando se descubre un virus mortal en la sangre de la víctima. Thomas Lorenz, un virólogo alemán, viaja a Laponia para investigar el virus; él y Nina se verán envueltos en una investigación criminal extremadamente inusual», una sinopsis correcta de Ártico, una entretenida serie finlandesa, en coproducción con Alemania, que ofrece Cosmopolitan TV.

Diez capítulos que la convirtieron en la serie finlandesa más cara de su historia con un promedio de 650.000 euros por capítulo, un dato que, por ejemplo, en España no resulta sorprendente pero sí lo es en las producciones del país de origen. Naturalmente la nieve es la reina de la casa. No hay un solo exterior que no esté completamente nevado, un paisaje acorde con una trama más propia de la Guerra fría en la que los rusos, inicialmente colaboradores con las investigaciones del virólogo, derivan paulatinamente hacia la complicidad con los culpables de la pandemia.

La habilidad de los creadores de la serie es la de conjuntar una trama propia de un thriller, con una conspiración internacional y unas interesantes historias sentimentales de sus protagonistas muy alejadas de lo empalagoso. Son tiempos navideños y los canales televisivos de pago están dispuestos a ofrecer series en paisajes nevados -ahí están Fortitude o Atrapados- pero con unos argumentos que nada tienen que ver con esa coyuntural atmósfera de buenas intenciones y paz en la Tierra. Ni lo uno ni lo otro: el asesinato considerado como una de las bellas artes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

El misterio mejor guardado de las monarquías

Ni siquiera las familias felices, que …